Periodontitis y Embarazo

“La gingivitis del embarazo es una inflamación de las encías con enrojecimiento, dolor y sangrado fácil, que se presenta entre el 60 y el 75% de las mujeres en el periodo comprendido entre el tercer y el octavo mes de gestación y por lo general desaparece después del parto. Si la gingivitis no es controlada, puede conducir a una enfermedad más grave llamada periodontitis, en la cual se inflaman los tejidos que rodean los dientes, puede haber supuración y en los casos más severos se destruye el hueso y se aflojan los dientes”.

Otra afección que puede aparecer durante la gestación es el épulis del embarazo, una pequeña tumoración benigna de color rojizo que crece sobre la encía en el sitio de unión de dos piezas dentarias y aunque es muy incómoda para la paciente no implica ningún riesgo para el bebé. El épulis suele desaparecer una vez finalizado el embarazo, pero en algunos casos requiere de cirugía.

Loa cambios hormonales que se producen durante el embarazo, tales como el aumento de los niveles de estrógenos y progesterona, promueven la dilatación de los vasos sanguíneos, aumenta el flujo de sangre en las encías y reducen la respuesta inmune, permitiendo la acumulación de placa bacteriana en los dientes aumentando la vulnerabilidad en las encías.

Por otra parte, la infección periodontal induce un aumento en la concentración de la prostaglandinas y otras sustancias en el líquido amniótico, las cuales pueden desencadenar el trabajo de parto y constituyen un factor de riesgo de parto prematuro, bajo peso al nacer y preclamsia.

Un estudio realizado por la Dra. Kjersti Asgaard, profesora Asociada del Departamento de Obstetricia y Ginecología de Baylor College of Medicine, que fue publicada en la revista Science Translational Medicine, reveló que la placenta no está libre de bacterias como se creía anteriormente. Por el contrario, el saco en el cual crece el bebé alberga microorganismos que son beneficiosos para el recién nacido. Sin embargo, cuando hay una infección periodontal, las bacterias provenientes de las encías pueden llegar a la placenta a adelantar el parto.

La mejor manera de prevenir y tratar la gingivitis es manteniendo una buena higiene bucal que elimine la placa bacteriana. Esto se logra mediante el cepillado correcto de los dientes y el uso de la seda dental. También son recomendables los enjuagues de agua tibia con sal. La vitamina C fortalece las encías y reduce el riesgo del sangrado y el calcio ayuda a mantener los dientes sanos y fuertes. Se deben evitar los alimentos y las bebidas azucaradas, al igual que el cigarrillo. Por último, es muy importante visitar al odontólogo para que realice una limpieza dental profesional si es necesario, una limpieza profunda de las encías.

Comparte