Niño Sano, adulto sano

“El cuidado de la salud oral debe comenzar a una edad temprana para evitar que se produzcan afecciones tales como caries y enfermedades de las encías, que pueden dejar secuelas de por vida.”

Los niños con infecciones o caries pueden presentar dolor, problemas nutricionales y de lenguaje y una baja autoestima. Es muy importante que la madre revise constantemente la boca del bebe para verificar que esté libre de irritaciones, inflamaciones, abultamientos en las encías, o sangrado. La saliva debe ser transparente y la mucosa oral debe ser húmeda, suave y de color rosado.

Los hábitos de higiene oral que de aprenden en la infancia perduran toda la vida. Desde que el niño nace hay que limpiarle las encías con una gasa estéril o con paño húmedo después de cada comida, retirando los residuos alimenticios acumulados. Cuando aparecen los primeros dientes es aconsejable limpiarlos con un cepillo de cerdas muy suaves y a los doce meses se puede comenzar a usar una pasta de dientes sin flúor. Se recomienda empezar a usar hilo dental cunando se cierran los espacios entre los dientes. El momento del cepillado debe ser relajante y divertido para el niño. Los padres deben supervisar el cepillado de su hijo y darle ejemplo cepillándose ellos mismos los dientes delante del niño.

Los padres muchas veces subestiman la importancia de los dientes temporales, también llamados “dientes de leche”. Es necesario cuidarlos y conservarlos en bues estado, con el fin de mantener el espacio requerido para lograr una buena alineación de los dientes definitivos. Además una infección en los dientes temporales puede generar dientes permanentes débiles, manchados y con caries.

Se recomienda que el niño asista a su primera cita odontológica tan pronto como sea posible para que se acostumbre al ambiente del consultorio. Nunca se debe amenazar a un niño con llevarlo al odontólogo como castigo si se porta mal, sino por el contrario, hay que motivarlo y darle confianza para que vaya con agrado. Idealmente se deben hacer los controles odontológicos y limpiezas profesionales cada seis meses.

Cuando los problemas de alineación de los dientes son detectados y corregidos oportunamente, se obtienen resultados más rápidos y efectivos. Loa tratamientos de ortodoncia funcionan más en los niños y en los adolescentes, debido a que el hueso es todavía blando y los dientes se pueden desplazar con más facilidad.

Una dieta rica en calcio y fósforo en la infancia es indispensable para la salud de los dientes. Desde el embarazo hasta los doce años de edad se debe evitar el uso de ciertos medicamentos, especialmente de la tetraciclina, la cual puede producir alteraciones del color, tanto en los dientes temporales como en los permanentes.

Comparte